Alerta de polución


Dolor de garganta, picazón en los ojos, dificultades para respirar…
¿Qué pasaría si tu piel tuviera la misma irritación?

Sol, rayos UV y polución: una combinación dañina para la piel

Aunque somos conscientes de los peligros del sol y de los rayos UV para la piel desde hace décadas, los peligros de la polución son todavía desconocidos, especialmente cuando se los asocia a los rayos UV.
En los últimos 15 años, La Roche-Posay ha estado estudiando el impacto de la polución atmosférica sobre la piel. Ha identificado a los contaminantes como un factor que aumenta la sensibilidad en personas que padecen enfermedades cutáneas inflamatorias como el acné1 2, urticaria3 y eczema3. Estos estudios avanzados también revelaron los efectos dañinos de la acción combinada de los rayos UV y de los contaminantes, de los cuales debe protegerse la piel. Cuando los contaminantes se combinan con los rayos UV, generan una sinergia negativa: el daño acumulado por los contaminantes combinados con los rayos UV es más grave que el daño causado por los dos por separado.

¿Cuáles son los efectos de la combinación de los rayos UV y la polución?

La piel es la primera barrera contra los ataques externos. Ante la presencia de polución atmosférica, se altera y ya no cumple su rol de protección de la epidermis. Los contaminantes más importantes que afectan a la piel son:

  • Ozono: al oxidar el sebo, el ozono  daña la barrera cutánea y provoca inflamación 1.
  • Partículas finas: su tamaño varía pero las PM2,5 son probablemente las más dañinas. Se aferran a la piel y se alojan en los poros, penetrando con frecuencia hasta la epidermis.

Resultado: la polución está afectando la integridad de la piel. La barrera de la piel se altera y se produce inflamación y estrés oxidativo cutáneo, lo que empeora la sensibilidad de la piel.

Además, el efecto de los contaminantes aumenta con el calor, el sol y los rayos UVA y UVB que también son responsables de la aparición de problemas de pigmentación y envejecimiento de la piel.

Máxima protección para asegurar que la piel esté protegida y preservada

Nuestra piel se expone a diario a la polución atmosférica y a los rayos UV que irradian la superficie de la Tierra. Los UVB afectan la epidermis y pueden causar quemaduras solares e inflamación, mientras que los UVA son principalmente responsables del estrés oxidativo y del fotoenvejecimiento. Tanto los UVA como los UVB están involucrados en el desarrollo del cáncer de piel. Los productos para el cuidado del sol no sólo protegen la piel de los efectos dañinos de las rayos UV sino que también impiden que las partículas contaminantes se adhieran a la epidermis, evitando el daño causado por una acción sinérgica dañina.

La protección solar utilizada debe tener un altísimo factor de protección para contrarrestar tanto a los rayos UVA como a los UVB. Para garantizar un nivel de protección máximo sin comprometer la tolerancia, Anthelios XL Fluido Ultraligero formulado por La Roche-Posay contiene un FPS 50+ para combatir los rayos UVB y un PPD 42 para combatir los UVA, y así evitar el daño sinérgico negativo causado por el estrés oxidativo inducido por la polución y los rayos UV.

1 Fuente: L'Oréal Investigación & Innovación, Pham DM, Boussouira B, Moyal D, y Nguyen QL, Oxidación del escualeno, un lípido de piel humana: un nuevo y confiable marcador de estudios sobre contaminación ambiental, Revista Internacional de Cosmética Científica, 2015, 1–9.
2 Fuente: L'Oréal Investigación & Innovación, Lefebvre MA, Pham DM, Boussouira B, Bernard D, Camus C y Nguyen QL, Evaluación del impacto de la contaminación urbana sobre la calidad de la piel: un estudio multicentral en Mexico, 2015, 1–10.
3 Fuente: Kim J, Kim EH, Oh I, Jung K, Han Y, Cheong HK, et al. Síntomas de dermatitis atópica influenciada por la  contaminación exterior. J Allergy Clin Immunol 2013;132:495–7.

  • Facebook
  • Twitter