#SinAcné

Liberate de tus imperfecciones con la ayuda de 15 Youtubers y un dermatólogo experto.

Descubrí tips expertos

Acné en la ciudad: ¿por qué el sol, la polución y el estrés son los nuevos enemigos de la belleza?

v_article-acne_city.jpg

Agendas sobrecargadas, falta de sueño, hábitos perjudiciales, son características que se repiten en muchas personas en las ciudades. Están acostumbrados a ver sus rasgos cansados y falta de luminosidad en su rostro. Pero, ¿sabías que también hay factores externos que pueden agravar más el acné? El sol, la contaminación y el estrés no son para nada bienvenidos a nuestras vidas.  Te presentamos algunos consejos sobre cómo combatir el acné en la ciudad.

La polución puede penetrar en la piel. Increíble pero real.

Una de las peores preocupaciones de las “pieles urbanas” es la creciente contaminación. Las diminutas pero poderosas partículas de polvo conocidas como PM 2.5, penetran fácilmente piel y causan estragos. Producen una reacción en cadena que comienza con la oxidación de sebo, seguida de un aumento de producción de sebo e hiperqueratinización de la piel. Las células muertas se acumulan lo que lleva al  engrosamiento de la capa externa de la piel.


Y como si esto fuera poco... Aparecen los tan temidos puntos negros e imperfecciones en el rostro.


Todo el mundo parece estar hablando acerca de los peligros de la contaminación, pero ¿qué tipo de cuidado diario ayuda a la piel a defenderse de sus daños?  Las texturas antiadherentes impiden que las partículas de contaminación se adhieran a la piel y por ello, son una gran elección y muy buenas aliadas.

La exposición al sol puede empeorar el acné, aunque creías lo contrario.

La radiación UV es otro gran enemigo (un día soleado puede tener su lado negativo). De hecho, uno de los mitos urbanos es creer que el sol es el gran salvador de las pieles grasas. ¡FALSO! En el corto plazo, un bronceado parece la solución perfecta para un tono uniforme y sin imperfecciones. Esto es simplemente momentáneo y tiene consecuencias a largo plazo: el efecto del sol es contraproducente y hace que la piel genere más sebo. El sebo se combina con un engrosamiento de la capa superior de la piel, obstruyendo los poros y evitando que éste se libere correctamente.


¿Sorprendido? El sol modifica el comportamiento de la piel, haciéndola más propensa al acné.


La piel requiere de una protección específica contra los rayos UV. ¿El primer paso? Elegir un protector solar con factor de protección solar (FPS) alto y que proteja tanto de los rayos UVB como de los UVA. Optá por una textura fluida, libre de aceite y no comedogénica.

Estrés: el tercer gran enemigo urbano de las pieles grasas

Noches sin dormir, largas horas de estudio, millones de exámenes, un escenario locamente competitivo... ¿Alguna vez notaste que en estas circunstancias mágicamente aparecen más imperfecciones en tu rostro? No sos el único: la investigación científica ha demostrado una estrecha relación entre altos niveles de estrés y la gravedad del acné. (1) Se piensa que  las hormonas del estrés son las culpables de incentivar  la sobreproducción de sebo, creando los tan odiados puntos negros e imperfecciones.


¡No es tu imaginación! El estres es un genuino disparador del acné. Cuando se trata de estrés  y ansiedad, cada uno tiene que encontrar su propia manera de permanecer en un estado zen: salir con amigos, ir al gimnasio o simplemente alejarse de la pantalla – al menos por algunos minutos... ¡tu piel te lo va a agradecer!

(1) Acta Derm Venereol. 2007;87(2):135-9. Study of psychological stress, sebum production and acne vulgaris in adolescents. Yosipovitch G, Tang M, Dawn AG, Chen M, Goh CL, Huak Y, Seng LF.

  • Facebook
  • Twitter