Hablamos de...

¡Apagá el fuego del enrojecimiento!

v_main_article-sensitive-skin-04

Nada enaltece más el semblante resplandeciente de una mujer que un poco de rubor, ya sea natural o cosmético. Pero cuando el rubor se convierte en enrojecimiento persistente, la puede hacer lucir abrumada, estresada o simplemente avergonzada.                                                                                                                                                      

Para las mujeres con piel sensible, su cara pública ya no se parece a su compostura íntima. Su piel enrojece en respuesta a innumerables factores estresantes internos y externos. No en vano el enrojecimiento es la preocupación mayor entre las mujeres con piel sensible.

Además, el enrojecimento tiende a empeorar con la edad. Bajo los efectos del sol y otros factores agravantes, la piel progresivamente pierde uniformidad y belleza. Para recobrar el control, es esencial entender las causas internas del enrojecimiento de la piel sensible y usar el cuidado diario más experto.

¿Por qué enrojece la piel sensible?

La piel sensible tiene una barrera particularmente delicada en su superficie, dejando el rostro indefenso frente a factores irritantes y ambientales. Cuando identifica un determinado evento o sustancia como un ataque, señales de alerta se liberan en forma de mediadores inflamatorios (citoquinas, histamina, etc). Estos inician una reacción en cadena que ocasiona una vasodilatación o inflamación de los vasos sanguíneos dentro de la piel.

¿Resultado? Enrojecimiento visible y calor en la superficie de la piel, acompañado de sensaciones de picazón y pinchazos.

¿Cuáles son los disparadores internos y externos del enrojecimento?

Muchas mujeres con piel sensible conocen sus propios factores disparadores. Los factores internos incluyen cambios hormonales (embarazo, menopausia), así como estrés y emoción. Los factores externos involucran cambios de temperatura y humedad, así como cosméticos mal adaptados (detergente, fragancias, alcohol).                                                          

La causa más importante del enrojecimiento es el sol: la exposición progresiva de todo el año a los rayos UV agrava esta condición, que puede ser permanente. Por eso, una protección diaria de amplio espectro es obligatoria para la piel propensa a enrojecimiento. Asegurate de que el protector solar te proteja de los  rayos UVB, UVA y UVA largos que, aún en invierno, están presentes.

Del enrojecimiento a la rosácea - una cuestión de grado

El rubor ocasional es, por supuesto, normal. Pero cuando lo intermitente se convierte en permanente y aparecen pequeños vasos sanguíneos dilatados, algunas veces, junto con pequeñas manchas, el diagnóstico más probable es rosácea. Esta común condición afecta al 10% de la población, especialmente a mujeres de piel rubia y ojos claros. En cuanto a tratamientos, hay una variedad de estrategias disponibles, desde cremas tópicas a láser vascular o luz pulsada intensa (IPL). No hay regla rígida y rápida sobre cuándo tratar, pero si te molesta, asegurate de buscar el consejo de tu médico o dermatólogo.

¿Cuáles son los mejores productos para el cuidado de la piel sensible propensa a enrojecimiento?

Como en toda piel sensible, el cutis propenso a enrojecimiento necesita cuidado experto y específico. Los mejores limpiadores para piel sensible son las leches suaves y aguas micelares, ya que no rompen su frágil barrera. El agua termal es una buena opción para enfriar y calmar la piel una vez limpia, seguido de un hidratante para restaurar las defensas y una protector solar de alta protección.

¿Cuál es el mejor maquillaje para piel sensible y enrojecida?

Ya que menos es más cuando se trata de piel sensible, es mejor minimizar el número de productos usados. Es por eso que las cremas BB y CC son los mejores aliados para la piel sensible propensa al enrojecimiento: combinan múltiples funciones dentro de una sola. Sus fórmulas, que reducen las probabilidades de irritación; se presentan en texturas livianas y esparcibles para minimizar la fricción.

  • Facebook
  • Twitter

Recomendado para vos

See all articles
v_push_article-sensitive-skin-08

Hablamos de...

Comprobar la sensibilidad de una piel: pasos simples para una expresión calma

Para las mujeres con piel sensible, hasta el día más común puede esconder enemigos. Los cambios de temperatura, el aire acondicionado, el agua dura… incontables factores que pueden desencadenar malestar. Con un aparente ataque en todos los frentes, la piel pica, arde y pincha.

Es entendible que estas mujeres estén en una búsqueda permanente de soluciones para aplacar su piel sensible... ¡y que estén dispuestas a probar casi todo! Los foros online sugieren remedios caseros como máscaras de miel, avena, palta o hasta chocolate. Aunque suenen ricas, los contenidos de la despensa de tu cocina probablemente van a dañar tu piel en vez de curarla. De hecho, como contienen probables alérgenos e irritantes, estos tratamientos caseros pueden dejar tu piel enrojecida.

La verdad es que el cuidado experto y adaptado a cada piel sensible es el primer paso para recuperar el bienestar, pero realizar unos simples pasos en tu vida diaria también puede hacer una diferencia. Responde nuestas preguntas y aprende a cómo mantener tu piel sensible en la zona de confort.