Sin Acné

Limpieza de la piel propensa al acné

\\SRV-PUBLIC-2015\Applications\Site-LRP-Inter-V4\Maquettes\online\includeV4\images-dyn\freefromspots2\mag\ffs2_mag_78432727.jpg

Qué Hacer y Qué No Hacer al limpiar piel propensa al acné

De todos los mitos del acné, uno en particular es difícil de cambiar: el acné es un problema de higiene y si lavas lo suficiente, tu piel brillará de nuevo. La realidad es mucho más compleja. El cuidado de la piel propensa al acné requiere respetar el balance de la piel y los ingredientes activos correctos.

Lava tu rostro dos veces al día

Aunque una mala higiene no es responsable de las erupciones, la limpieza de la piel sigue siendo esencial. Elimina el exceso de células de la piel, suciedades y el aceite que pudiera obstruir los poros y crear las condiciones perfectas para que las bacterias se reproduzcan.

No utilices jabones

Para las pieles grasas y propensas a imperfecciones, la tentación es anhelar ese efecto "perfectamente limpio". Sin embargo, los tensioactivos en algunos jabones y otros productos de limpieza desprenden la barrera superficial de la piel y tienen un pH alcalino que puede causar irritación y reactivar la producción de aceite. ¡Exactamente lo opuesto a lo que deseas!

Elige aguas micelares suaves

Esta textura sin enjuague elimina sólo el exceso de aceite y las células de la superficie de la piel, dejando los lípidos esenciales que necesita. Algunas aguas micelares incluso cuentan con activos reguladores del sebo como el zinc. Algunas toallitas ofrecen un efecto similar, pero procura que sean libres de alcohol para evitar irritación.

No frotes demasiado tu piel

Cuando la piel sufre por poros obstruidos, granos y espinillas, los productos que contienen exfoliantes abrasivos pueden parecer atractivos. La realidad es que las microesferas y otras partículas ásperas en muchos productos tienden a irritar la piel y estimular el acceso de bacterias.

Busca ingredientes como zinc, ácido salicílico o LHA

En general, cuanto menos ingredientes contenga tu limpiador, mejor. De esta manera, estarás minimizando las probabilidades de enrojecimiento y reactividad. Existen unos cuantos ingredientes que te ayudarán a reequilibrar tu tono de piel. El zinc regula la producción de sebo, mientras que el ácido salicílico y el LHA ayudan a regular la renovación celular y desobstruir los poros.

Este artículo tiene información general. 
Es importante que veas a un dermatológo antes de empezar con una nueva rutina de cuidados de tu piel.

|||

La rutina de cuidados adecuada para vos

LIMPIAR

Descubrí más

Corregir

Descubrí más

Maquillar

Descubrí más

Descubrí más sobre el manejo del acné